Embutidos y Jamones

El jamón ibérico es sin duda la joya de la gastronomía española, un producto único que ha alcanzado una merecida fama a nivel internacional, que posee unas propiedades sumamente beneficiosas para la salud: es rico en ácido oleico, ácidos grasos monoinsaturados que reducen el colesterol “malo”, protege el sistema cardíaco, es rico en vitaminas, ligero, digestivo y apto para casi cualquier tipo de dietas.

 

La alimentación de los cerdos determina las distintas calidades del jamón ibérico:

  • Jamón Ibérico de Cebo, o terminado en cebo. El cerdo es alimentado con piensos tales como cereales, y es criado en un cebadero.

  • Jamón Ibérico de Cebo Campo, o terminado en cebo/campo. Se cría en dehesa y come principalmente hierbas y piensos.

  • Jamón Ibérico de Recebo, o terminado en recebo. En este caso el cerdo crece en una dehesa, recibiendo una alimentación similar. Durante el periodo de montanera ya es alimentado con bellota, aunque no llega a alcanzar el peso adecuado para ser sacrificado. Para alcanzar este peso (unos 160 kg), el animal es alimentado también con un suplemento de cereales.

  • Jamón Ibérico de Bellota, o terminado en bellota. Este tipo de jamón es el que alcanza mayor calidad en el producto final. El animal es criado en dehesa a base de bellotas.

En nuestra empresa, la maduración del producto se realiza prácticamente de manera natural, con una larga estancia en la bodega, con poca luz y a una temperatura que oscila entre las 10 y los 20 grados. Aquí permanecen las piezas un periodo de tiempo que oscila entre los 20 y los 36 meses, dependiendo de la calidad del jamón (bellota, recebo, cebo) y del peso del mismo.

cerdos ibéricos, jamón ibérico

 dehesas salamanca

 


Sin producto

Transporte 0,00 €
Total 0,00 €

Carrito Confirmar

Jamones y Embutidos